Aceite de Coco Santa Maria, Calidad Ultra Premium

Aceite de Coco Santa Maria

Super nutrición en cada gota

Somos el único importador y distribuidor exclusivo en Chile de la prestigiosa marca SANTA MARÍA de Filipinas.

El coco es un fruto calificado últimamente como un alimento funcional dada su capacidad de actuar sobre las enfermedades Autoinmunes. Conocido como el “árbol de la vida,” la fruta de la palma de coco posee ácidos grasos tales como ácido láurico y monoglicéridos similares a la leche materna. Estos ácidos grasos elevan el sistema inmune, ayudando al cuerpo a luchar contra infecciones, enfermedades, bacterias e incluso hongos. El ácido láurico actúa como un verdadero antivirus, antihongos y antibacteriano. Como “alimento funcional,” el aceite de coco ahora está siendo reconocido por la comunidad médica como herramienta de gran alcance contra enfermedades Autoinmunes.

Aproximadamente el 50% de los ácidos grasos en la grasa del coco son ácido láurico, que es un ácido graso que tiene la función beneficiosa y adicional de la formación del monolaurín en el cuerpo humano o animal. Monolaurín es el monoglicérido antivirus, anti-bacteriano, y antiprotozoario usado por el ser humano o el animal para destruir virus cubiertos lípido tales como VIH, herpes, cytomegalovirus, gripe, varias bacterias patógenas, incluyendo monocytogenes del listeria y píloros del heliobacter, y protozoos tales como lamblia del giardia.

Los beneficios del aceite de coco son realmente impresionantes, sin embargo, para la gente que no está bien informada, el aceite de coco es una “grasa saturada” y piensan que deben evitarlo. Hace muchos años, cuando todavía no existía tecnología para poder distinguir entre las grasas saturadas dañinas (como la grasa de cerdo) y las grasas saturadas beneficiosas como el aceite de coco, se publicó muchísima información incorrecta y que no tenía una base científica. Hoy en día se sabe que el aceite de coco puro natural, no el aceite de coco hidrogenado que se ha alterado de su forma original, mejora la salud e inclusive reduce el colesterol en las personas que lo usan.

El aceite de coco acelera el metabolismo, ayuda a perder peso y a superar enfermedades de la tiroides, estabiliza los niveles de azúcar de sangre (diabetes), también protege las células del corazón y aminoran los síntomas de menopausia, y las molestias del síndrome pre-menstrual.

La dosis diaria de aceite de coco debe aumentarse gradualmente, partiendo de 1 hasta llegar a 3 cucharadas soperas diarias, para darle oportunidad al cuerpo a adaptarse a esta nueva y poderosa fuente de energía que subirá el metabolismo.

Puesto que los aceites no saturados bloquean la digestión de las proteínas en el estómago, podemos ser sub-alimentados incluso mientras estemos comiendo bien. Hay muchos cambios en las hormonas causadas por las grasas no saturadas. El efecto más conocido, es su interferencia con la función de la glándula de tiroides; los aceites no saturados bloquean la secreción de la hormona de tiroides, su movimiento en el sistema circulatorio, y la respuesta de tejidos finos a la hormona. El aceite de coco es único capaz de prevenir la obesidad, al estimular el metabolismo, pues se metaboliza rápidamente y funciona como un antioxidante.

El aceite de coco sin refinar tiene una vida útil aprox. de 3 a 5 años a temperatura ambiente, además, al ser saturado y estable, hace que el cuerpo no se cargue de la tensión oxidativa, mientras está con los aceites vegetales. El aceite de coco no requiere la tensión de la enzima que necesitan los otros aceites vegetales, ayudando a la conversión de la T4 a T3, no sólo porque es un aceite estable, sino también porque se procesa de modo diferente en el cuerpo.

En resumen: El Aceite de Coco es anti-inflamatorio, ayuda a sanar y desinfectar heridas, es un poderoso anti-microbiano, fortalece el sistema inmunológico, ayuda a prevenir la osteoporosis, ayuda a controlar la diabetes, ayuda a la digestión, ayuda a bajar de peso.

Existen investigaciones que dicen que los cuerpos cetónicos presentes en el aceite de coco han frenado la progresión del Alzheimer en ciertos pacientes y que en realidad podría evitarlo.

A pesar de tener colesterol, estudios señalan que este es quemado en el hígado convirtiéndose en rápida fuente de energía y nos ayuda a producir HDL (colesterol bueno).

Inclusive es útil contra los hongos resistentes, como el pie de atleta y sirve para calmar los dolores de las hemorroides y coceduras en los bebés. (antiinflamatorio).

El aceite de coco es usado por las prestigiosas modelos de Victoria’s Secret para mantener su esbelta figura y su piel y pelo resplandecientes.